“El código para padres de familia” por L. Ronald Hubbard

La familia

La familia

1.- Un niño es un hombre o mujer que está creciendo todavía. Este crecimiento incluye el desarrollo de su propia individualidad y unicidad.

2.- Condicionar o amoldar a un niño a cualquier patrón concebido le causará un inmenso daño porque impide su libre crecimiento.

3.- Un padre de familia no debe tratar de forzar a un niño para que llegue a ser la imagen que de sí mismo, el ha visualizado. Cada ser humano viene al mundo con su propia realidad. No puede ser la imagen de otro sin destruirse a sí mismo. Si se le forza, su propio crecimiento se detendrá y ya no será ni él mismo ni otro, sino que será como un árbol mal formado y torcido.

4.- Para crecer en fortaleza y verdad el niño necesita este sentimiento de seguridad que sólo los padres que se aman pueden dar. La no armonía entre los padres lo afectan profundamente, le da un sentimiento de inseguridad.

5.- El niño se da cuenta de todo desde muy temprana edad. Está más profundamente consciente, alerta y es capaz de saber más que un adulto promedio. Su comprensión no puede expresarse, ya que en su mente desarrolla las palabras lentamente, pero todo su medio ambiente se va grabando y afecta a fondo su desarrollo.

6.- Un niño auto determinado es sano y normal. Sabe exactamente lo que quiere hacer y solamente llega a ser egoísta, rebelde y obstinado cuando se le controla a base de “Haz esto” o “No hagas lo otro”. Es amigable, está dispuesto a cooperar, y es libre de temores cuando los adultos le demuestran afecto y se controlan a sí mismos.

7.- Si sus padres son inseguros o incontrolados, el niño será indeciso para cooperar y no obedecerá voluntariamente. Mostrará ansiedad por medio de toda clase de extrañas conductas.

8.- La verdadera libertad no significa “Haz todo lo que quieras”. Es la habilidad de controlar, ser capaz de detener, cambiar y comenzar a voluntad.

9.– La amistad es la única relación correcta con un niño y es posible a cualquier edad.

10.- La comunicación de dos vías entre padres e hijos es lo más importante. La amistad depende de la habilidad de comunicarse con afecto y realidad.

11.- Un trato carente de comprensión y afecto establece serias barreras y a veces permanentes entre padres e hijos. Estas barreras son una defensa contra posibles sufrimientos futuros. Una vez que un padre ha perdido la confianza y afecto de su hijo, solamente podrá recuperarlas muy poco a poco y con gran paciencia.

12.- Un trato duro y humillante es desastroso para un niño. El molestarlo y hacerlo sentirse menos con palabras o actitudes siembra las semillas de la frustración y la infelicidad y baja su tono emocional.

13.- El tono de voz y la expresión facial lastima más frecuentemente a un niño que lo que realmente se le dice. Las expresiones de violencia causan sentimientos de miedo y crean estupidez en los niños.

14.- Un padre de familia debe darse cuenta de que un niño crónicamente enfermo, de mal genio o grosero tiene hambre de la libre energía de la vida. Los regaños, los castigos y las invalidaciones reducen la libre energía de la vida de un niño más rápidamente que cualquier otra cosa.

15.- El dar aprecio a alguien es la manera más fácil de aumentar su energía. Las palabras “bien” “buenos” y “gracias” son expresiones sencillas de reconocimiento y deben usarse lo más frecuentemente posible.

16.- Los esfuerzos de un niño para “ser”, “decir” o “tener” es lo que debe tomarse en cuenta y no la calidad de sus logros. Entre más grande sea la fuerza de la libre energía de la vida en un niño, más grande será su habilidad.

17.- El deseo de descubrir cosas nuevas es la fuerza que dirige y que está atrás de todas las acciones de un niño. Se le debe permitir que aprenda por medio de experimentar, se le debe animar a que explore y no se le debe castigar por sus errores y su curiosidad. Como todo el mundo, el niño aprende a base de intentos y errores.

18.- El niño comienza desde muy temprana edad a tratar de hacer las cosas por sí mismo. Los padres no deben estar demasiado ansiosos por ayudar, pero pueden darle ideas de cómo se hace una cosa haciéndola en presencia del niño sin exigir su atención.

19.- No llenes al niño de información, deja que descubra las cosas por sí mismo; solamente contesta sus preguntas, o descubre las cosas con él.

20.– El niño tiene derecho a hacer su contribución. Sus esfuerzos por ayudar, no importa que tan pequeños sean, deben recibir inmediatamente un buen acuse de recibo.

21.– Se debe permitir al niño poseer sus cosas con completa libertad. El padre de familia no debe darle un juguete al niño y decirle “que no lo rompa”, “que no juegue con él”, “que no lo eche a perder”, “que tenga cuidado” y cosas de ese tipo. Una posesión es algo con lo cual uno hace lo que uno quiera, usarla, destruirla o regalarla.

22.– Un niño tiene una gran capacidad de compasión hacia otros y hacia todas las formas de vida. Los adultos deben demostrar compasión cuando el niño la demuestra o el niño puede perderla rápidamente.

23.- Siempre ríete con el niño, nunca de él.

24.– El padre debe darse cuenta del importante papel de la escuela en el desarrollo del niño. Una vez que se ha asegurado de que el tono del maestro es alto, debe cooperar en todo lo que sea posible.

Usando estos principios los miembros de una familia mejorarán en su confianza mutua, veracidad, afecto y comprensión. Esto produce que los individuos ganen un mayor respeto por sí mismos y para con los demás, para tener una integridad personal mayor, para aumentar los sentimientos de vida hacia uno mismo para permitir a otros una libertad mayor, libertad para que ellos sean ellos mismos y así incrementar la creatividad.

Anuncios